Todo proyecto comienza con una fase de análisis e investgación. En esta primera etapa situamos la operación dentro de un marco teórico y extraemos toda la información necesaria para potenciar la identidad y adecuarnos a las necesidades de cada cliente.

Una vez situado el marco y definidos los parámetros mas importantes, ponemos en acción el pensamiento creativo,

Diseñamos estrategias y trabajamos sobre bocetos y prototipos.

Esta es la etapa de consolidación, donde toman lugar el diseño, la construcción y el desarrollo estratégico propiamente dichos.

Trabajamos sobre el que comunicar y como comunicarlo abarcando así distintos soportes como son los gráficos, digitales y tridimensionales.

En esta última etapa nos aseguramos de que el producto resultado se corresponda con el concepto original y corregimos cualquier asunto determinante para su lanzamiento. Aquí es cuando el proyecto termina o comienza su ciclo de mantenimiento.